Masterclass Joe Dante

La presencia de Joe Dante en el 26º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata fue una verdadera fiesta, generando un clima que se acercaba más al recital de rock que a las habituales proyecciones de festivales. La cereza del evento fue una masterclass multitudinaria, en la cual el director de "Gremlins" y "Matinee" repasó toda su carrera. Reproducimos aquí la integridad de la misma, que contó con la moderación del programador Pablo Conde.
Por Joe Dante

Pablo Conde: Es un placer tenerte entre nosotros. Anoche en uno de los recreos que tuvimos le pregunté a Joe cómo prefería que hiciésemos la charla, si hiciésemos quizá un paseo por sus películas o algo más libre, y él prefirió algo libre. ¿No es cierto?

Joe Dante: ¡Los dos preferimos algo más libre!

Pablo Conde: Entonces la idea es hablar un poco entre nosotros y después abrir el micrófono para las preguntas del público.

Me gustaría empezar por el comienzo de la cinefilia de Joe Dante, el pequeñito Joe. ¿Cuáles fueron tus primeros acercamientos al cine y tus primeras obsesiones cinematográficas?

Joe Dante: De niño era fanático de las matinee de los días sábados por la tarde, donde generalmente proyectaban películas para chicos y a veces incluían alguna película para adultos. Yo tenía la suerte de vivir muy cerca del cine del barrio por lo tanto podía ir caminando y cada sábado miraba dos largometrajes y diez dibujos animados. Había una cosa muy interesante, el primer nene y la primera nena que llegaban al cine podían entrar gratis. A excepción del año 1956 cuando contraje una poliomielitis que me impidió seguir caminando para ir al cine. ¡Me perdí seis meses de películas¡ Eso es algo que nunca voy a recuperar.

Pablo Conde: ¿Qué títulos recordás?

Joe Dante: Cuando era chico estaba obsesionado por el cine de ciencia ficción. It came From Outer Space (Jack Arnold, 1953) probablemente fue la primera película con la que me senté de principio a fin, porque en realidad hasta ese momento lo que más me atraían eran los dibujitos animados. Otras películas con las que estaba fascinado eran This Island Earth (Joseph M. Newman, 1955) -que era como nuestro Star Wars del momento-, Forbidden Planet (Fred M. Wilcox, 1956), y Moby Dick (John Houston, 1956), que era una película que la gente amaba representar en el patio de su casa, recuerdo que interpretaban a los diferentes personajes, al Capitán Ahab sobretodo. También me encantaba Artists and Mondels (Frank Tashlin, 1955).

Los ‘50s fueron una gran época para el cine en general, sobretodo el cine orientado a niños.

Un domingo estaba fascinado por un programa doble de ciencia ficción World Without End (Edgarad Berns, 1956) y Abbott and Costello Meet the Mummy (Charles Lamont, 1955), que me quedé a ver ambas películas dos veces. Estuve tanto tiempo en el cine que para el momento en que volví a casa mis padres habían llamado a la policía… (risas)

¡Y por supuesto muchos westerns! Los westerns eran muy populares y tenían grandes figuras como John Wayne, Audie Murphy, Randolph Scott. Esos eran mis sábados, obviamente siempre junto con Bugs Bunny, Tom & Jerry, Daffy Duck…

Pablo Conde: Respecto a estos últimos personajes que mencionás ¿en qué momento entra Chuck Jones[1] en tu vida? Con quien inclusive mantuviste una amistad después.

Joe Dante: Cuando sos chico no comprendés que las películas en realidad están hechas por personas. Y esto es particularmente difícil de entender cuando se trata de dibujos animados. De hecho a mi me llevó muchos años recordar los títulos de los dibujos animados. Pero el caso de Chuck Jones era muy especial, la actuación de sus personajes era notablemente mejor que la del resto.

Pablo Conde: Las películas de ciencia ficción que mencionabas pueden pensarse como la base de Matinee (1993). ¿Cuánto hay de autobiográfico en esa película? ¿En qué lugar la ubicás dentro de tu filmografía?

MatineeJoe Dante: Matinee es una película muy personal para mí porque crecí en la década del ’50, una época en la que creíamos que cada avión que escuchábamos en el aire tenía dentro una bomba atómica. En ese momento yo tenía la misma edad que la de uno de los personajes en la película y mi hermano mayor la del otro. El fin de semana durante la “Crisis de los misiles en Cuba”[2] nosotros realmente sentíamos que ese sería nuestro último fin de semana con vida.

A diferencia de los personajes de la película yo no vivía en Florida, sino en New Jersey, mi padre no era un militar sino un golfista profesional, y desafortunadamente no tuve la oportunidad de que un director venga al cine de mi barrio.

Pablo Conde: ¿Lawrence Woolsey[3], no?

Joe Dante: Lawrence Woolsy, sí. Una mezcla de William Castle, Bert Gordon, Jack Arnold, Roger Corman, y muchos otros cineastas que estaban haciendo este tipo de películas en ese momento.

Pablo Conde: ¿Y quién sería tu Lawrence Woolsy si tuvieras que elegir uno?

Joe Dante: Tiene que ser Roger Corman porque fue quien me introdujo en la industria del cine. Tuve la suerte de llegar a Hollywood en el momento en que se estaban haciendo muchísimas películas para autocines y redifusión televisiva. Todos estos mercados necesitaban de personas jóvenes. Hoy en día la situación es mucho menos acogedora.

Pablo Conde: ¿Cómo fue tu comienzo con Corman? ¿Cómo llegaron a transformarse en compañeros de aventuras?

Joe Dante: Yo era uno más entre muchas otras personas, elegido de cualquier lado, para trabajar dentro de la productora de Corman a cambio de un salario muy malo… En realidad era lo que me merecía, porque no tenía idea de lo que estaba haciendo en ese entonces.

Obviamente en ese momento ni me hubiera imaginado que terminaría siendo el amigo de Roger Corman, él era mi jefe. Todos los que trabajábamos para él nos esforzábamos muchísimo para agradarle, produciendo las películas lo más barato y rápido posible.

Él era nuestra figura paterna, y por supuesto en una situación familiar como esa hay un alto grado de rebeldía. Nos quejábamos de lo poco que nos pagaba y de la pobreza de los equipos con los que teníamos que trabajar, aunque secretamente estábamos contentos de tener un trabajo. Estábamos haciendo películas que la gente realmente vería.

Pablo Conde: De estas películas que iniciaron tu carrera junto a Corman ¿hay alguna que recuerdes con mayor cariño?

MatineeJoe Dante: Eso es como que te pregunte a cuál de tus hijos querés más. Tenemos cariño por todos nuestros hijos, incluso aunque alguno no sea tan lindo como los otros. Por eso es difícil preguntarle a un director cuál es su película favorita. Sí puedo contarte cuáles fueron las más divertidas de realizar: Inner Space (1987) y Gremlins 2: The New Batch (1990), lo cual no implica que necesariamente hayan sido las más divertidas para mirar.

Pablo Conde: Mi pregunta iba dirigida al período con Corman, antes de iniciar tu carrera como director. ¿Considerás también a esas películas como “hijos”? Aunque un poquito más feos quizás…(risas)

Joe Dante: Sí, me gustaría pensar que son niños medio delincuentes (risas). Cuando hacés una película para Roger Corman lo único que sabes es que va a ser estrenada en doce autocines al final de la semana y vos la tenés que terminar. Realmente nunca nos imaginamos que seríamos parte de la industria cinematográfica, nos considerábamos en los intersticios, en los márgenes del negocio cinematográfico. Y obviamente cuando nuestras películas eran criticadas, estas críticas no eran para nada agradables.

Pablo Conde: Pasando a tu obra como director. No es usual ver tu nombre firmando los guiones, pero sí es muy fácil distinguir una película dirigida por Joe Dante. ¿En qué momento empezás a involucrar tu visión de realizador en la confección de los guiones? ¿O no te involucrás tanto y tu intervención se da más específicamente en el proceso de realización?

Joe Dante: Varía dependiendo del proyecto, a veces te llega el guión y necesita mucho trabajo con el guionista. Otras veces el guión está en buenas condiciones y uno pasa a interpretarlo, que es realmente el trabajo de todo director. En ocasiones uno genera la idea y el guión, pero siempre en todos los casos uno intenta imponer su personalidad par dar cuenta de que la película ha emanado de uno mismo y no de otra persona.

Cuando uno mira las películas de los grandes estudios en los ’30 y ’40, como las de Raoul Walsh, Alfred Hitchcock obviamente, Michael Curtiz, e incluso Sam Fuller; estas eran personas que trabajan con un asistente. Sin embargo podemos seguir identificando las particularidades por las que fueron conocidos, podemos estar cambiando de canal, ver una película determinada y decir quién la dirigió. Eso es lo que todos tratamos de hacer.

Pablo Conde: Por supuesto a medida que pasó el tiempo el sistema de estudios se puso cada vez más difícil para los realizadores. ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la batalla contra los estudios?

MatineeJoe Dante: Tuve bastante suerte porque cuando hice mis películas para Corman él me dejaba practicamente solo, a no ser que uno no trabajara lo requerido, o si por ejemplo uno no producía determinada cantidad de escenas de accidentes de auto tal como estaba pautado.

También tuve suerte al trabajar para Spielberg quien sabe mucho de cine, a diferencia de la mayoría de los ejecutivos de lo estudios. Hice dos películas exitosas para él, y se puede decir que fueron también mis propias películas ya que me dejó actuar con bastante independencia.

Luego, mi primera experiencia sin Spielberg ni Corman fue con la película Explorers (1985). Allí la batalla con el estudio fue titánica porque durante la producción habían cambiado la administración y a los nuevos empresarios no les interesaba lo que habíamos hecho, querían detener el proceso de filmación, por lo tanto termino siendo una película inconclusa.

Pablo Conde: ¿Gremlins 2 fue una venganza?

Joe Dante: Gremlins 2 nació inmediatamente después de que Gremlins fue estrenada, la recepción había sido inesperada y los productores estaban muy entusiasmados de hacer otra. Yo estaba harto de Gremlins, de hecho ya estaba metido con Explorers (1985). Ellos trabajaron durante varios años en un guión para Gremlins 2, se les habían ocurrido historias como “Los Gremlins viajan a Marte”, “Los Gremlins conocen a Frankesntein”, no recuerdo exactamente cuántas cosas probaron pero finalmente volvieron y me dijeron que evidentemente yo había tenido algo que ver con el éxito de la primera y si accedía a hacer una secuela me iban a dejar hacer lo que yo quisiera. Esta es una propuesta muy poco frecuente en Hollywood por lo tanto accedí inmediatamente.

Pablo Conde: Y la pregunta que todos quieren hacer: ¿Gremlins 3?

Joe Dante: A lo largo de los años ha habido una serie de rumores sobre la posibilidad de Gremlins 3, pero con la aparición del 3D debería llamarse Gremlins 3D -deberíamos agregarle la letra D no más. Han pasado muchos años y no concebiría una secuela, sino probablemente una remake. La tecnología define a las películas, antes las películas eran lo que eran por lo que podíamos o no hacer con las marionetas. Hoy con el CGI podés hacer cualquier cosa, entonces se vuelve un poco más difícil enfocarse en qué tipo de historia uno quiere contar.

Pablo Conde: ¿Dirigirías Gremlins 3 si te llega un proyecto interesante?

Joe Dante: ¡Seguro! Pero eso no va a pasar.

Pablo Conde: La televisión siempre estuvo presente en tu filmografía. Desde The Movie Orgy (1968)[4] pasando por Police Squad! (1982), Amazing Stories (1985-1987), hasta las recientes Masters of Horror. ¿Cuál es tu relación con la televisión? ¿Encontrás ahí más libertad de trabajo?

MatineeJoe Dante: Obviamente miro televisión desde que era un niño. Ha sido parte de mi vida al igual que la de mucha gente, recuerdo que a veces solo estaba prendida en el fondo mientras hacía la tarea. Pero siempre estaba ahí, y es donde descubrí muchas de las películas que amo.

Ahora la televisión es todavía más importante, todos tienen una. Las pantallas son más grandes, el sonido es mejor, la fotografía está a la altura de cualquier largometraje; por lo que no hay mucha diferencia en el modo de abordar un proyecto para cine o televisión. Además últimamente hay más contenido, la televisión está más enfocada en contar historias en lugar de efectos especiales y espectaculares. En la televisión están predominando las películas promedio. En  el mundo del cine ya no están tan presentes, por el contrario se ven mayoritariamente películas pequeñas de muy bajo presupuesto o películas espectaculares con una inversión tremenda.

El cine se ha vuelto muy caro y más focalizado al espectáculo, la película de idea se ha mudado a la televisión. Nunca podría haber hecho los dos episodios de Masters of Horror para ningún otro lugar que no sea la televisión: son demasiado controversiales, nadie hubiese pagado dinero por verla en el cine, y comercialmente hablando no conseguiría financiación. Estos nuevos nichos que se han abierto permiten hacer películas que dicen cosas poco populares, más arriesgadas, y tratar temas que no eran tan posibles hace diez o quince años.

Pablo Conde: ¿Qué series televisivas te gustan como espectador?

Joe Dante: Es difícil mantenerse al día con las series televisivas porque hay demasiadas y están en diferentes horarios, lo cual es muy confuso. Lo que yo hago es esperar un año y comprar las series cuando salen en DVD para después mirarlas cuando quiera.

Lo hice con Mad Men, Dexter, Boardwalk Empire, Game of Thrones… y hay muchas otras de calidad que no he tenido el tiempo de verlas.

Pablo Conde: Sería bueno ver un capítulo de Dexter dirigido por vos…

Joe Dante: Eso es lo que yo les dije. (risas)

Pablo Conde: Contanos un poco de Trailers From Hell[5], un hermoso proyecto que tuvimos el placer de incluir algunas ediciones atrás del Festival.

MatineeJoe Dante: Originalmente este website había sido creado para teléfonos celulares, a mi me encantan los trailers, adoro los trailers, y tengo una gran colección, pero un día me pregunté “qué están haciendo todos estos trailers acumulados, nadie lo está mirando, debería hacer algo con ellos”. Entonces se me ocurrió publicarlos en internet con un comentario y fue así que subí algunas películas que me gustaban. Sin embargo no tuve mucho éxito, realmente nadie se enteró salvo algunos amigos que lo miraron y dijeron “yo tengo algunas películas de las que me gustaría hablar”. El sitió creció progresivamente y ahora tiene 650 trailers con comentarios de todo tipo de personas del mundo del cine: Guillermo del Toro, John Landis, Eli Roth, productores, guionistas, expertos en maquillaje. Es como una pequeña escuela de cine y una gran oportunidad para acercarse a películas desconocidas que nadie sabía de ellas. Este es el objetivo principal.

Esta noche tendremos la posibilidad de ver en 3D The Hole (2009), tu última película. ¿Cómo fue la experiencia? ¿La repetirías?

Joe Dante: Siempre me gustaron las películas en 3D, vi muchas cuando se estrenaron algunos de los clásicos. A lo largo de los años participe de algunos festivales de cine en 3D pero simplemente eran pequeños aportes ya que nunca había tenido la oportunidad de filmar en este formato. La primera vez fue con un cortometraje llamado R.L. Stine’s Haunted Lighthouse (2003), que se filmó con muchísima dificultad porque la tecnología que usábamos no tenía nada que ver con la actual. Se trataba de dos cámaras de 70mm puestas juntas, por lo tanto se necesitaba un equipo de gente enorme para empujar las cámaras y trasladarlas de un lugar a otro. La nueva tecnología es más cómoda y ha eliminado muchos de esos problemas tales como el peso, el proyector, los inconvenientes de foco, etc. El 3D ahora realmente filma en 3D y es extraordinario, además creo que es la gran herramienta para contar una historia. Si revisamos Dial M for Murder (Alfred Hitchcock, 1954), la técnica se usa realmente para expresar el conflicto entre los personajes. Con esa misma actitud me dispuse a filmar The Hole en 3D.

Cuando los productores me contactaron les sugería hacer la película en 3D porque se trataba de una historia pequeña, con pocos personajes y pocas locaciones, por lo tanto me parecía una gran oportunidad para usar el 3D de manera imaginativa. Ellos estuvieron de acuerdo y me permitieron filmar la película en 3D y de hecho fue una experiencia fascinante.

Hay una gran diferencia entre filmar en 3D y tomar una película filmada de forma tradicional, ponerla en una computadora, y generar falsamente el 3D. Esta opción es dolorosa para la vista, produce una imagen muy oscura, y puede estar matando todo el furor que existe en torno al 3D.

PREGUNTAS DEL PÚBLICO

Habías comentado que te dieron total libertad para hacer Gremlins 2 ¿pediste algo en particular? ¿Y si se te volviera a ofrecer lo mismo para realizar Gremlins 3?

MatineeJoe Dante: Lo que pedí fue dinero, y me lo dieron. Si me pidieran hacer Gremlins 3 sería un regalo, no creo que se pudiese volver a dar esa situación de “podés hacer lo que quieras”. Pero me sentí muy agradecido por la oportunidad de hacer Gremlins 2, de hecho me gusta mucho más que la primera.

No siempre se puede matar a Leonard Maltin…

Joe Dante: Leonard Maltin había escrito una mala crítica de Gremlins, entonces lo invité a participar en la segunda película y le pregunté si estaba todo bien si lo mataba (risas). Él es un buen tipo, así que aceptó (risas).

Me gustaría que nos contaras sobre el segmento que hiciste para The Twilight Zone: The Movie (1983)[6].

Joe Dante: ¡Mucho mejor si la pueden ver y no que yo se las tenga que contar! (risas).

Cuando Spielberg me convocó para hacerlo yo estaba trabajando en el storyboard de Gremlins, no obstante fui invitado para hacer un episodio y me puse a trabajar. Yo creía que sería mejor no hacer remakes de los viejos episodios porque todo el mundo ya conocía el giro final de cada capítulo. Sin embargo ellos insistieron en que tenían que ser las mismas historias, entonces yo intenté disimular mi historia lo máximo posible para que el público no se diese cuente de qué episodio estaba haciendo un remake. George Miller y yo trabajamos muy bien, era nuestro primer proyecto de estudio, pero nos llevamos la errónea impresión de que los productores siempre te dejaban solo a la hora de realizar una película. En realidad lo que sucedió fue que había habido un accidente[7] y nadie quería asumir la responsabilidades por la película, entonces, nuevamente, pudimos hacer lo que queríamos. La próxima vez que trabajamos para Warner Bros. descubrimos que esa no era la manera habitual en la que trabajan los estudios.

¿Cómo fue el proceso de Eerie, Indiana (1991-1992)?

¡No sabía que esa serie fuera conocida acá! Se trata de una serie de televisión hecha en la década del ’90, muy adelantada para su tiempo. Eran un programa para niños y se trataba sobre un chico que vivía en el lugar más extraño del mundo, Eerie Indiana, el centro de lo extraño, donde cada semana algún personaje aterrador como Piegrande o Elvis lo visitaba. Se realizaron 18 episodios pero no tuvo mucho éxito. Si la pueden encontrar, es una serie maravillosa, además dirigí algunos episodios y participé como consultor creativo.

Quería preguntarte ¿qué pensás de Critters (Stephen Herek, 1986)? (risas)

Joe Dante: ¡Me gustó mucho más que The Goonies (Richard Donner, 1985)!

MatineeLos efectos especiales de Critters fueron realizados por amigos míos, los Chiodo Brothers, que son grandes escultores. Hubieron un montón de sucesoras de Gremlins pero ¿quién soy yo para criticarlas? Después de todo Piranha (1978) fue una producción que se inspiró en Jaws (Steven Spielberg, 1975).

Para los amantes del cine de entretenimiento de los ’80 Explorers fue una película muy influyente, pero siempre me llamó la atención que pareciera ser dos películas en una ya que en la mitad hay un cambio drástico. No estaba al tanto de los problemas que sufrió la película tal como nos contaste hoy pero me gustaría saber ¿qué fue lo que pasó con la película y por qué hay un cambio tan marcado hacia la mitad cuando aparecen los extraterrestres?

Joe Dante: Originalmente era una película cuyo guión iba a ser realizado por Wolfgang Petersen en Bavaria. Pero Paramount decidió que no quería filmar allí sino en Hollywood, entonces me enviaron el guión. La historia no era exactamente la misma, lo chicos iban a otro planeta donde encontraban niños-alien y jugaban al baseball para regresar a casa.

Durante la primera mitad de la película hay un matiz muy spielbergiano, los niños construyen una nave espacial, salen volando por el espacio exterior y creen que van a encontrar el secreto del universo, sin embargo encuentran otros chicos cuya idea de televisión está basado en viejos programas de televisión. Esto no era un concepto muy popular.

Ayer durante la proyección de Gremlins 2 quedé impresionado por el despliegue de recursos cinematográficos que se van acumulando a medida que avanza la película. Quería saber cómo fue la organización de ese rodaje, si todo ya estaba planeado desde el guión, si utilizaron diferentes unidades… básicamente ¿cómo hicieron para filmar tanto y tan bien?

Joe Dante: Yo lo filmé todo, no habían diferentes unidades de filmación ni nada por el estilo. La realidad es que las cosas se iban armando a medida que iba progresando el rodaje porque lleva mucho tiempo hacer ese tipo de películas. Lo mismo me había pasado con Gremlins donde es como si uno se moviese en los márgenes… En este sentido la revista Mad fue una gran influencia desde que era un niño, me gustaban muchos los comics de esa revista ya que siempre tenían pequeños chistes en el fondo de manera tal que si uno los volvía a leer encontraba un nuevo chiste. Eso es lo que trato de hacer, en ambas Gremlins hay muchos gags que no son fáciles de percibir la primera vez que uno ve la película, o quizás simplemente suceda porque uno es demasiado joven y más adelante en la vida se percata de ellos.

¿De todas sus películas respetó siempre el guión? ¿Ubicaría alguna de sus historias en Latinoamérica?

Joe Dante: Yo respeto el guión siempre. No significa que yo adhiera a él necesariamente. Mucho es lo que sucede entre la página y la escena.

Por supuesto que consideraría filmar acá. Es mi primera vez en Sudamérica y estoy muy impresionado con la gente que conocí, particularmente en este festival donde encontré gente cuya pasión por el cine rivaliza con la mía.

MatineeCuando era chico tuve la oportunidad de ver The Howling (1981), quedé muy impresionado y recuerdo haber tenido algunas pesadillas…

Joe Dante [interrumpiendo la pregunta]: ¡Bien! (risas)

Me enteré que durante la producción el encargado de efectos especiales renunció para filmar An American Warewolf in London (John Landis, 1981) y la persona que quedó a cargo era bastante joven, de todas formas están muy bien logrados. ¿Cómo fue el proceso?

Joe Dante: Efectivamente Rick Backer se suponía que sería el encargado de los efectos especiales, pero le había prometido a John Landis varios años antes que haría los efectos especiales de An American Warewolf in London. Sin embargo John Landis no conseguía juntar el dinero necesario para hacer la película entonces le pregunté a Rick Backer si quería trabajar en The Howling y él aceptó. Cuando John Landis se enteró se puso furioso, inmediatamente consiguió el dinero para su película y le dijo a Backer “no podés hacer esa película, prometiste hacer la mía”. Así fue que su discípulo Rob Bottin tomó el trabajo usando muchas de las mismas técnicas. Ambas películas salieron muy bien, y coincido en que los efectos especiales eran novedosos para la época.

¿La idea de los hombres-lobo que se podían transformar durante el día fue algo del guión?

Joe Dante: Siempre fue un guión de hombres-lobos, lo reescribimos muy poco con John Sayles para hacerlo más interesante.

¿Conocés algo de cine argentino?

Joe Dante: He visto bastante películas argentinas. Cuando era joven vi las películas de Torre Nilsson, Narciso Ibañez Menta [aplausos del público] que me encantaban, muchas de ellas llegaban con algunos cortes a Estados Unidos pero nos las arreglábamos para conseguirlas y verlas.

¿Qué directores contemporáneos te gustan?

Joe Dante: Es incómodo porque algunos de ellos son mis amigos. Podría nombrar Guillermo del Toro quien creo que es un genio, Edgard Wright, Joe Cornish que dirigió Attack the block (2011) y es una excelente película de terror… Por supuesto Martin Scorsese, su última película Hugo (2011) estoy expectante por verla. No hay tantos directores que siga como en los ’60, pero muchos murieron y es difícil seguir a alguien que está muerto (risas).

¿Qué opina de Samuel Fuller?

Joe Dante: Sam Fuller fue mi amigo. Él me llamó para trabajar en White Dog (Samuel Fuller, 1982) cuando estaba teniendo algunos problemas con el estudio y necesitaba otro editor. Además era un gran fanático de The Howling. Él era una fuerza de la naturaleza, filmaba como nadie, y yo atesoro haberlo conocido.

Un rasgo muy característico de tu cine es que las películas están caracterizadas por niños o adolescentes. ¿A qué se debe esto y cómo es el trabajo de dirección de actores?

Joe Dante: Creo que se debe a que me considero un adolescente grande. Me gusta trabajar con chicos porque no tienen ningún truco, son muy directos y si uno ha seleccionado bien el elenco se puede considerar que la tarea de ya está hecha. A mi me encanta trabajar con los actores, yo creo que son la razón por la cual me levanto a trabajar cada mañana y ellos siempre me sorprenden con algo nuevo. Realmente nunca tuve que trabajar con un actor que no me haya gustado. Respeto mucho el proceso del actor y valoro los aportes que tienen para hacer. Yo creo que una película no se puede hacer sin la presencia de actores, incluso si es de animación necesitás sus voces. De hecho considero que el casting representa el noventa porciento del éxito de una película.

¿Dick Miller, Robert Picardo, y esos actores que siempre incluís, son una cábala para vos?

Joe Dante: No es un cábala, yo los selecciono porque son mis amigos, cuando uno trabaja en una película quiere tener a sus amigos cerca. Si revisamos a John Ford, Preston Sturges, Jean Renoir, siempre vemos a los mismos actores. Es bueno trabajar con gente que uno conoce porque son personas en las que uno confía, hay buena comunicación, y se puede utilizar un código específico para comunicarse a partir de la importancia de la relación que uno ha forjado con cada una de ellas a lo largo del tiempo. Yo adoro trabajar con todos ellos porque me gusta verlos actuar también. El truco está en no poner a todos los actores que te gustan en una película porque hay una cantidad limitada de roles para repartir.

¿Considerás que Super 8 (J. J. Abrams, 2011) puede considerarse como parte de las películas de los ’80 tales como The Goonies, Gremlins, etc?

Joe Dante: No vi Super 8 porque me dijeron que era muy parecida a mis películas, entonces dije “¿para qué?”.

¿Qué opinás de internet y la piratería?

Joe Dante: Estoy completamente a favor de internet, no así de la piratería.

¿Qué tipo de proyectos tienés en mente? ¿Cuáles son tus nuevas ideas para adaptarte a las nuevas tecnologías y al cine digital moderno?

MatineeJoe Dante: No estaba enterado de que no fuera parte del cine moderno. Pero bueno… siempre es bueno enterarse de estas cosas. (risas)

Tengo muchos proyectos porque en la actualidad es una necesidad tenerlos ya que uno nunca sabe cuándo pueden llegar a salir, por eso trabajo en simultáneo. Uno se encuentra trabajando hasta con cinco guiones a la vez intentando conseguir dinero para todos, mientras que a la par uno debe conseguir un trabajo que te de una remuneración, porque no siempre hacer películas te da rédito económico. La realidad es que el negocio es mucho más difícil para aquellos que no tienen un contrato con los estudios

Cuando uno hace una película exitosa tiende a ser encasillado. Por ejemplo cuando hice Piranha mis próximas ofertas fueron para películas de tortugas marinas gigantes, u “Orca 3”, y cosas por el estilo… No elegí ninguna de esas, de hecho hice Gremlins y por supuesto después me ofrecieron películas de terror sobre pequeñas criaturas que muerden tus tobillos; y luego hice Small Soldiers (1998), que esencialmente son pequeñas criaturas pero que no muerden tus tobillos. Entonces de alguna manera uno está a la merced de lo que los estudios creen que uno puede hacer mejor, y así es que uno se pierde la oportunidad de hacer una historia de amor, una comedia, un western, o cualquier otro tipo de película por haber quedado identificado con cierto género… lo cual tampoco está tan mal, hay que encontrar el equilibrio.

¿Te gustaría hacer un western? ¿Es una deuda?

Joe Dante: ¡Amo los westerns! Una vez hice un western para televisión con Brian Keith y Ron Perlman pero solo duró media hora. Desafortunadamente los westerns ya no son muy populares, primero los mataron las películas de motocicletas, luego las películas con choques de autos, y finalmente las películas sobre el espacio exterior. Al público ya no le interesan más las historias de lugares con polvo y caballos.

En The Movie Orgy de alguna manera está presente el texto Notas sobre el camp[8] de Susan Sontag, también en Gremlins 2 el gremlin intelectual da una nota en la televisión y la menciona a ella. Y Susan Sontag habla también sobre el fin del cine y la cinefilia[9] tal cual fue concebida hasta hoy entonces quería saber ¿cómo pensás el futuro del cine?

Joe Dante: El cine es una forma de arte del siglo XX, y el siglo XX ya terminó. De alguna u otra manera el futuro será diferente. El cine narrativo tal como lo conocemos y lo amamos seguramente va a cambiar, va a haber una gravitación hacia una mayor interacción, hacia la incoroporación de video juegos, de hecho Scorsese dice que el próximo gran impacto serán los hologramas. Eso es algo que desconocemos, puede que sea cierto, pero con qué velocidad va a ocurrir no lo sabemos. Sin embargo, quién hubiera pensado hace diez años en los grandes avances tecnológicos que hoy tenemos. Los libros están desapareciendo, muchas personas tienen un Kindle, también la revolución de internet es otra cosa a tener en cuenta, es decir que hay un cambio fundamental en todas las cosas en las cuales la humanidad contaba como un componente clave de su cotidianidad. Pero aun no lo sabemos, yo creo que los cambios tecnológicos en torno al cine todavía siguen siendo una pregunta abierta, aunque seguramente el cine será diferente.

Pablo Conde: ¡Muchas gracias por tu vista!

Joe Dante: ¡Gracias a ustedes!

La presente masterclass se realizó el 10 de noviembre de 2011 en el Teatro Auditorium de la ciudad de Mar del Plata en el marco del 26º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Notas

[1] Charles Martin “Chuck” Jones fue uno de los principales animadores de la Warner Bros. con sus creaciones para los Looney Toons y las Merrie Melodies. Joe Dante lo invitó a participar en Gremlins 2: The New Batch (1990) donde compuso dos animación de cierre y apertura.

[2] La “Crisis de los misiles en Cuba” es el título con el que se denomina el conflicto entre los Estados Unidos, la Unión Soviética, y Cuba, generado en 1962 a raíz del descubrimiento de misiles nucleares soviéticos en territorio cubano. La historia de Matinee (1993) sucede durante la paranoia vivida bajo este contexto.

[3] Lawrence Woolsey, personaje que interpreta John Goodman, es un director de películas de ciencia ficción que llega Florida en un clima de paranoia bélica con su última creación Mant!: http://www.youtube.com/watch?v=26fUPZ4ALZQ

[4] The Movie Orgy (1968) es un obra compuesta con found footage, fragmentos de películas, trailers, publicidades, y en constante modifición, llegó a durar más de 7 horas. La película, bajo el auspicio de la cerveza Schlitz, giraba por las universidades de Estados Unidos sin ningún permiso de los propietarios de las imágenes cuando Joe Dante todavía era un estudiante de cine. En la 26 Edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata se exhibió una versión reducida de 259 minutos.

[6] The Twilight Zone: The Movie (1983) es una versión cinematográfica de la serie televisiva de los ’50 y 60’. Steven Spielberg produjo la película y dirigió uno de los segmentos. Los otros tres estuvieron a cargo de John Landis, George Miller, y Joe Dante.

[7] El accidente al que hace referencia Joe Dante sucedió durante el rodaje del episodio a cargo de John Landis donde, bajo graves irregularidades legales para la industria cinematográfica, un helicóptero se estrelló causando la muerte de un actor y dos ñiños.

[8] El texto “Notes on ‘camp’” de Susan Sontag fue publicado en 1964 por la revista Partisan Review y en 1966 incorporado al libro Against Interpretation. Allí la autora busca conceptualizar las connotaciones culturales en torno la noción de “sensibilidad camp”.

[9] En 1995 Susan Sontag publicaba en el New York Times un artículo titulado “The Decay of Cinema” (La Decadencia del Cine) donde declaraba “Si la cinefilia está muerta, entonces las películas también lo están… no importa cuántas películas, incluso muy buenas, se sigan haciendo. Si el cine puede ser resucitado, solo será a través del nacimiento de un nuevo tipo de amor por él.”

Traducción y notas: Iván Morales

Publicación: Enero de 2012