Dialogamos con el fundador de Cinefania

Entrevista a Dario Lavia

Entrevista a Dario Lavia

Investigador dedicado, cinéfilo entusiasta y editor comprometido, Dario Lavia es el principal referente de las publicaciones sobre cine fantástico. Al frente de Cinefania, editorial independiente caracterizada por su esmero por el dato preciso, acaba de lanzar recientemente el libro ShockTV, un verdadero hito en lo referido a la investigación sobre la televisión argentina. Tuvimos la oportunidad de dialogar con Dario quien es, además, una de las personas más afables y queridas de la cinefilia argentina.

¿Cómo nació Cinefania?

Primero con una colección de cuadernos con las típicas anotaciones de créditos de películas copiados de la pantalla de la TV, luego transcriptos media docena de veces en diferentes tamaños y formas, luego con su transcripción a una base de datos hogareña y, por último, a su publicación libre y gratuita en una web que se ha mantenido online desde los álbores de este siglo.  

Todos los libros de Cinefania se caracterizan por la rigurosidad de sus datos, se nota un trabajo de investigación pormenorizado y exhaustivo. ¿Cómo encarás esas investigaciones?

Tal y como se debiera hacer todo, con método, trabajo y tiempo. Con el correr de los años, observé que un excelente factor de atractivo para los lectores es ofrecer datos valiosos que no estén fácilmente accesibles, para lo cual internet ayuda pero es más sustancioso ir a los diarios, revistas y publicaciones de la época. En lo que respecta a la cultura del imperio norteamericano, la digitalización sistemática de publicaciones especializadas, ayuda bastante a la investigación, pero cuando se trata de lo que tenga que ver con nuestra propia cultura, no hay digitalización sistemática ni promesas de que la haya a un futuro cercano, mediano o lo que sea. Afortunadamente como Wikipedia publica datos que hayan sido publicados en papel y como los académicos, en general, publican estudios acerca de materiales que en principio puedan visionar o estén disponibles, esto nos deja un fenomenal campo vacante para investigar y atraer miríadas de lectores interesados en conocer datos fidedignos de sus películas favoritas y no meramente wikitextos que incluso acarrean errores de traducción automática u otras inconsistencias impresentables.

Algo muy valioso de los libros de Cinefania es que además abordar películas y series de TV hoy accesibles, hay un trabajo de investigación profundo para reconstruir, a partir de fuentes documentales diversas, obras consideradas perdidas, como films del período silente o programas de TV como los de Narciso Ibañez Menta. ¿Cómo abordás la investigación de esas obras perdidas?

Es muy sencillo, cuando el material físico no está disponible y al no haber bibliografía al respecto, lo que nos queda es el material de prensa de la época y las entrevistas que los artistas daban para promocionar el producto. Lógicamente la crítica es invaluable. Gracias a muchas críticas podemos reconstruir escenas puntuales o saber el argumento de muchos programas perdidos (y también películas). Todo eso está en los diarios y las revistas. Extraerlo implica rastrillar publicaciones surcadas por lepismas y con volutas de formaldehído directo a nuestros bronquios. Pero, a la vez, es una gran ventaja competitiva, porque para investigar estas cuestiones de cine y televisión, hace falta algo que no cualquiera está dispuesto a someterse y que, a la postre, muy pocos hacen que es: trabajar.  

Además del sitio y los libros, actualmente dirigís la revista Cineficción, una publicación dedicada al fantástico que evita caer en la agenda de las películas de estreno. ¿Cuál es el mayor desafío de mantener una publicación de esas características?

La verdad que, como decía el Sr. Héctor Pessina, fundador de la revista y legendario propulsor del género en nuestro país, que fue amigo de Forry Ackerman y Ray Bradbury, "el camino se hace andando". Atraer lectores con contenidos interesantes no es difícil, de hecho, es lo más sencillo, ya que la mayoría de lo que se publica en papel está apuntado al público masivo que consume lo que ya sabemos que consume, así que conseguir entrevistas con investigadores, cineastas y escritores interesantes o tener colaboradores interesados en publicar columnas acerca de las películas o realizadores que los fascinan es de lo más sencillo. Otra historia es que esos colaboradores sean gente sana y no egos fagocitadores de energía vital ajena, pero insisto, el camino se hace andando y gracias a industriosos orfebres de la palabra que conforman una redacción encabezada por Juan Carlos Moyano, Federico Fornasari y Mariano Buscaglia, la próxima "Cineficción" creo que logrará superar al épico número actual.  

A pesar de su probada popularidad y masividad, muchas veces el fantástico es pensado mediáticamente como un producto de nicho, solo para fanáticos, ¿por qué crees que sucede eso?

Creo que el público común no consume géneros sino productos que le sean bien publicitados. Hay una tendencia a explicar que los grandes éxitos comerciales de Hollywood son mayormente del género fantástico.Y con este razonamiento persuadir a que nuestros medios (cine y TV) produzcan más productos de género. Yo creo que como argumentación es fenomenal, y parece haber funcionado a juzgar por el estreno de unos cuantos títulos cinematográficos argentinos de sobresaliente factura. Y los exhibidores lo tienen claro: si los fanáticos llenan una sala en horario marginal, ¡¡¡adelante con el género!!!

Foto: Adrián Lodi

Publicación: Septiembre 2017
Dario Lavia | Cinefania