THIS IS NOT A FILM, de Jafar Panahi y Mojtaba Mirtahmasb

Esto no es una crítica

This is not a film, de Jafar Panahi y Mojtaba Mirtahmasb

Sí lo sé, el título no peca de originalidad, como también doy cuenta de que estoy arbitrariamente escribiendo en primera persona, pero todo tiene su razón de ser. Esto no es una crítica sobre una película, porque This is not a film decididamente no es una película. Pocas veces un título fue tan instructivo sobre cómo abordar algo. Jafar Panahi fue arrestado por planificar su película “Farda”, que obviamente no llego a ser, por “sospechas” de que iba a retratar el Movimiento Verde, de franca oposición durante las elecciones presidenciales del 2009 en Irán. Sentenciado a 6 años de prisión, más 20 años de imposibilidad de salir del país, de filmar y dar entrevistas de cualquier tipo. Pasado 88 días de arresto juró por el cine no cesar la huelga de hambre que estaba dispuesto a iniciar. Luego de pagar una fianza logró recuperar muy parcialmente su “libertad”, para luego saber que su sentencia ha sido confirmada: no podrá filmar durante 20 años.

This is not a film se encuentra en estado de pura potencialidad, es algo que es pero que no ha llegado a ser, que no ha devenido en lo que tendría que ser, es algo así como una idea disociada, por razones externas, de su posibilidad de acción, de su posibilidad de materializarse. Esto que nos ha llegado de “contrabando” a través de un pendrive, es el testimonio de algo que debería ser, el director iraní nos muestra mediante estas imágenes lo que no estamos pudiendo y deberíamos ver. This is not a film es la potencialidad de algo que debería haber devenido en una película, pensemos en las escenas en que Panahi arma con los recursos que tiene a mano  una “puesta en escena” de lo que sería su próximo film. Es un testimonio de algo que debería ser, porque nosotros como espectadores deberíamos estar viendo un film, en cambio, somos testigos de algo que ha quedado en estado trunco, en estado de pura potencialidad.

Esto no puede y no va a ser una crítica, porque yo tendría que estar criticando un film, y no estar hablando de This is not a film; lo cual al menos enseña que a través de lo que no deberíamos ver y escribir, también se puede decir lo que tendríamos que haber visto o escrito. Creo fervientemente que criticar, sea cual sea la valoración, This is not a film es darle estatuto de objeto acabado a algo que ni siquiera puede recibir categoría de objeto, porque si se decide hacerlo se pierde de vista lo más importante: que en lugar de This is not a film debería haber un film.     

He decidido escribir en primera persona, porque no quería tomar la distancia que podría tomar sobre un objeto para analizarlo, porque This is not a film no es un objeto. Y mucho menos es una situación de la cual deberíamos tomar distancia. En segundo lugar, también decidí escribir en primera persona porque entiendo que This is not a film está filmada en primera persona. Panahi, como buen director que es, puede mediante un film expresarse artísticamente a través de imágenes fílmicas, imágenes que a priori sólo residen en un estadío mental. En This is not a film pude observar cómo uno puede ser testigo de las imágenes de un director que no se llegan a materializar;  esto me fue notorio cuando el director comienza a pegar cintas en su alfombra a modo de intentar materializar sus ideas frustradamente. Digo frustradamente porque el mismo Panahi es quien da cuenta de la imposibilidad de que eso sea la expresión de sus ideas, y lo hace mediante una reflexión que proviene de sus propios films, dando cuenta de la verdadera potencia del cine que reside en imágenes que se materializan, cuando explica que unas diagonales que atraviesan la imagen pueden ser tan expresivas como un primer plano de un rostro. Sostengo que This is not a film es algo del orden de la experiencia en primera persona, no sólo porque vemos directamente a Panahi, sino porque falta “eso” que debe mediar entre el artista y el espectador, el objeto de arte. Carecemos de esa instancia mediatora, en este caso un film, que nos permita emitir un juicio. En su lugar tenemos algo así como un contacto directo con el artista, donde él mismo da cuenta de su imposibilidad para crear un objeto que exprese y que medie entre ambos polos, es decir, un film.

Ahora bien, dicho esto me sigue faltando decir cuál sería el sentido o la función de This is not a film, que traspasa mucho más que la intención de testimoniar el caso de Panahi. Es más que un testimonio porque sin ser un film interpela al cine entero, es metadiscursividad en estado puro, porque no nos permite (o no debemos permitirnos) salir de esa esfera metadiscursiva para categorizar el film, que no es tal. Estamos encerrados en una obligación, digamos moral, de repensar sobre la situación del cine. Ya que debemos tener más en consideración la capacidad de potencia del cine mismo, de entender que, cuando esa potencialidad se ve truncada, por el motivo que fuere, hay algo que se pierde, porque de esto es justamente de lo que habla This is not a film, de una pérdida, hay algo que no vamos a poder ver. Y lo importante aquí no es lo que vemos en This is not a film, sino lo que no vemos. Todo esto me surgió luego de salir del cine, donde a la hora de intercambiar algunos comentarios, algunas personas emitían juicios acerca de la “película”, no importa la índole del juicio. Hacer esto, lo de emitir un juicio, creo que nos coloca en un plano en el que no debemos estar. Lo que importa aquí no es la distancia, sino el compromiso con la causa. Así como expresamente lo hicieron varias figuras importantes del cine, el sentarse en una butaca a ver This is not a film es en primera instancia un acto de solidaridad, de compromiso, y no debemos corrernos de ahí tratando de abordarlo como una película más. Para también entender que nuestro compromiso no debe ser sólo con Panahi, sino con el cine entero.  Y que sería muy sano intentar imaginar todo lo que no podemos ver, no sólo por causas autoritarias, como es el caso de Panahi, sino también por políticas culturales y de mercado. Para dar cuenta que el sentarse en una butaca podría no solamente implicar un acto de querer ver, sino también el de querer ver lo que no vemos.

Publicación: Julio 2012

Título original: This is not a film
Año: 2011
Origen: Irán
Duración: 71 minutos