TED, de Seth MacFarlane y THE MUPPETS, de James Bobin

Ted: a Muppet without strings?

TED, de Seth MacFarlane y THE MUPPETS, de James Bobin

Sí, lo sé, Ted no es un muppet...  ¿Pero no les parece que Ted se parece un poquito a los Muppets? Aunque haya nacido por un milagro, el osito se apropia de la realidad de la misma manera que la Rana René y sus amigos. Es un “él”, no un peluche y por lo tanto puede hacer lo mismo que un humano. Además, él también fue famoso y olvidado por la mayoría de sus fans en la ficción que protagoniza. Al margen de estas similitudes entre ambas especies, —y salvando las particularidades de su materialización (animación vs marionetas) —, para muchos de los que vimos Ted (2012) fue imposible no relacionarla con el film The Muppets (2011); ambas películas poseen una manera muy parecida de mostrar los eventos y narrarlos, pudiéndola incluir dentro del relato clásico  que Hollywood nos tiene acostumbrados. Hay un sinfín de coincidencias y desvíos que nos demuestran que algunas cosas definitivamente no cambian, simplemente se adecuan a lo que la industria cree son los gustos y exigencias de la nueva audiencia, a la que usualmente se suele sobrealimentar de eso que le gusta; si no me creen, vean Ted.

Si existe algo así como un pacto entre los directores y su público, entonces es lógico esperar que su creador Seth Mcfarlane fije las premisas de su película dentro de lo que los seguidores de Padre de Familia esperan —serie televisiva a la que recurrentemente se la tilda de “políticamente incorrecta” —. Así, por filiación genética, el film hereda esa etiqueta, pero aun cuando nos inunda de escenas llenas de violencia, malas palabras y situaciones poco aceptadas, no es muy difícil ver que su personaje central Ted, en el fondo, contiene la misma esencia que caracteriza a los Muppets: el amor y la diversión. Por lo que el film no rompe con las convenciones, simplemente recurre al “americanismo” predominante en estas producciones.

Repasando la estructura narrativa, vemos entonces que el osito atraviesa junto a su amigo John (Mark Wahlberg) toda una serie de aventuras que no se alejan en nada del orden del relato y los recursos que se proponen en The Muppets: este último film se inicia en la niñez de Walter (muppet) y Gary (Jason Segel) y, mediante un collage de escenas, vemos cómo se desarrolla la relación de ambos hasta la adultez. Idénticamente ocurre en Ted: una vez allí los protagonistas de carne y hueso de ambos films,  John y Gary  se nos presentan como dos hombres que a sus treinta se niegan a madurar y, peor aun, ni siquiera se han dado cuenta de que ya deberían estar tomando decisiones a largo plazo, como casarse. En este punto, ambos deben elegir entre sus amadas o la vieja vida. Conflictos mediante, una vez que eligen a sus respectivas compañeras, ambas novias hacen lo suyo para que éstos se reúnan con sus amigos nuevamente. El siguiente paso será enfrentarse al lado oscuro de las fuerzas: al maligno empresario Tex Richman (Chris Cooper) —The Muppets y al obsesivo Donny (Giovanni Ribisi) —Ted—. Ahora sí, el final: all of them live happily ever after!, inclusive los malos.

Los Muppets

A pesar de las coincidencias hay que reconocer que la historia de Walter y Gary es colectiva porque, además del conflicto que se desarrolla entre ellos, se plantea el problema de salvar el estudio de los Muppets, lo que pone en acción todo el arsenal de gags y sketches que tanto extrañábamos. Esta reunión que se origina entre los personajes, es el telón de fondo para la evolución del personaje de Walter que a mi entender, es el verdadero protagonista de esta historia, mientras que Ted  simplemente trata sobre la vida de un chico y su amigo de peluche. Es aquí donde ambas películas se alejan.

También los temas que tratan son muy parecidos. Por ejemplo, el amor entre “compinches”: un sentimiento que rompe las barreras de lo humano, que es inexplicable, invaluable y resiste todas las pruebas. El conflicto de madurar: dejar ir a la niñez y la adolescencia  —que al parecer se extendió hasta los 30— se plantea como una dificultad, mientras que comprometerse a construir un proyecto a largo plazo pareciera ser una alternativa que ninguno de los protagonistas había considerado hasta el momento . Se invoca constantemente una situación que simboliza la amistad: constituida por algo que ambos personajes compartieron durante la infancia, Flash Gordon en un caso y el Show de los Muppets en el otro. Y por último, el papel de la industria del espectáculo: consumidora voraz y perversa que desecha todo aquello que no es novedad.

El oso Ted sigue entonces los mismos pasos que el dulce y simpático Kermit. La cuestión es que, por más mal hablado que el oso y sus amigos sean, por más que se droguen y hagan cosas “políticamente incorrectas”, Ted es correcta desde su estructura y sus temas. Ni con todo su exceso de sarcasmo logra despegarse lo suficientemente como para constituir una critica a la sociedad de la que se mofa, ni ser un producto o un film que trascienda las barreras de lo establecido. Es una obra que asienta sus bases sobre lo más clásico del cine hollywoodense: no cambia más que el tono. Mientras que la película de James Bobin, aunque insertada en ese viejo esquema, sí es capaz de demostrarnos cómo el cine clásico logra renovarse y hasta parecernos fresco —nuevos chistes y su excelente guión no dejan de sorprendernos—. Pero ¿debería sorprendernos tanto?, si detrás de su producción se encuentra el siempre mutante e inteligente imperio Disney. Ésto seguro que si me lo creen, “maniacal laugh!”.

Publicación: Diciembre 2014

Título: Ted
Título original: Ted
Año: 2012
Origen: Estados Unidos.
Duración: 106 minutos
Dirección: Seth MacFarlane
Guion: Seth MacFarlane, Alec Sulkin, Wellesley Wild.
Producción: Scott Stuber, Seth MacFarlane, John Jacobs,Jason Clark
Música: Walter Murphy
Sonido: Pamela Kahn
Maquillaje: Rob Fitz
Fotografía: Michael Barrett
Montaje: Jeff Freeman
Escenografía: Kyra Friedman
Vestuario: Debra McGuire
Protagonistas: Mark Wahlberg, Mila Kunis, Seth MacFarlane, Joel McHale, Giovanni Ribisi.

Título: Los Muppets
Título original: The Muppets
Año: 2011
Origen: Estados Unidos
Duración: 103 minutos
Dirección: James Bobin
Guion: Jason Segel
Producción: David Hoberman y Todd Lieberman
Música: Christophe Beck
Sonido: Dan O'Connell
Maquillaje: Bret Mardock
Fotografía: Don Burgess
Montaje: James M. Thomas
Escenografía: Tracey A. Doyle
Vestuario: Rahel Afiley
Intérpretes: Jason Segel, Amy Adams, Chris Cooper

The Muppets