O Somma Luce (2009), de Jean-Marie Straub

La distante cercanía de Straub

O Somma Luce (2009), de Jean-Marie Straub

Ampliando la idea de Jean-Luc Godard de que “todo film es un documental sobre sus actores”, Jacques Rivette enunció alguna vez que “todo film es un documental sobre su realización”. Siguiendo esa línea, podríamos decir que toda crítica cinematográfica es un registro documental sobre los instantes de reflexión acerca de una obra. Así, al momento de abordar la filmografía de autores como Jean-Marie Straub y Danièle Huillet (cuya presencia sigue latente, como veremos, incluso en obras posteriores a su muerte), la reflexión crítica nos plantea un desafío: el de estar ante un conjunto de obras que no solo rompen con los cánones habituales del cine de autor, sino que poseen además una concepción cinematográfica tan singular que ha dificultado la aparición de herederos directos.

Ya en su primer largometraje, Crónica de Anna Magdalena Bach (1968), la pareja puso en evidencia la base programática de su concepción cinematográfica. Uno de los temas straubianos por excelencia será la forma que tendrá el diálogo del cine con las otras artes. En su concepción, al momento de la transposición, del pasaje de un medio a otro, el cine debe mantenerse impuro, tal como postuló André Bazin: debe aceptar que cada arte tiene su especificidad, la adaptación tiene que mantenerse fiel a esa visión y debe respetar lo esencial de cada arte. Los Straub, que han adaptado teatro (Brecht, Sófocles), música (Bach), pintura (Cézanne) y ópera (Schönberg), encuentran que lo esencial de la literatura (Kafka, Duras, Pavese y Hölderlin fueron algunos de los autores con los que trabajaron) es la palabra. El proceso de adaptación cinematográfica debe evitar férreamente el modelo de traslación argumental, debe preservar como primario lo esencial del medio original.

Este modelo de adaptación lo podemos encontrar ejemplarmente en Dalla nube a alla resistenza (1978), en la cual los Straub adaptaron Diálogos con Leucò y La Luna y las hogueras, ambas de Cesare Pavese, film sobre el que podemos dilucidar lo esencial de su poética autoral. Allí la acción es despojada de todo dramatismo, las interpretaciones son vaciadas: los “actores” simplemente recitan los textos originales. Es decir, se remiten a lo esencial. Es en este tipo de interpretación donde late otra de las concepciones fundamentales del cine de los Straub: el distanciamiento, ese extrañamiento que buscaba Bertolt Brecht en sus obras como camino a la revelación espiritual e intelectual profunda. El artificio discursivo es evidenciado como forma de provocar al espectador, alienado ante el consumo constante de obras de estructura aristotélica.

Acusado de hacer un cine carente de psicología, en el revelador documental sobre los Straub dirigido por Pedro Costa, ¿Dónde Yace tu Sonrisa Escondida? (2001), Jean-Marie respondió a las críticas afirmando que en sus obras “no hay psicología en términos de la interpretación del actor, porque hay una abstracción teatral más profunda que la llamada verosimilitud. Pero la psicología está ahí, entre los planos, en el montaje y cómo se enlazan las tomas”.

La proyección en el BAFICI de O Somma Luce, la última obra de Jean-Marie Straub, nos da la oportunidad de (re)encontrarnos con un cineasta único, y de paso polemizar con varios discursos que señalan a su cine como frío, distante y críptico.

Así que rompamos con un lugar común: el cine de Straub es simple. O por lo menos lo es su materialidad: una pantalla en negro durante siete minutos, seguida por la lectura del último canto de La Divina Comedia de Dante, bastan para concebir a O Somma Luce como una gran reflexión sobre las ausencias, el paso del tiempo y la representación, ese gran tema straubiano.

Y rompamos otro lugar común: el cine de Straub es feliz y arrebatador. Porque esos minutos iniciales gobernados por el sonido solo pueden ser una declaración de amor (a Danièle Huillet, la inseparable compañera, encargada de la banda sonora hasta su fallecimiento en 2006). ¿Es que acaso puede haber mayor felicidad y arrebato que el cantarle a la amada en la puerta misma del paraíso?

Publicación: Septiembre 2011

Título original: O somma luce
País: Francia
Año: 2009
Formato: HD
Color: Color
Duración: 17 min
Dirección: Jean-Marie Straub
Guión: Jean-Marie Straub, en base a La Divina Comedia de Dante Alighieri.
Fotografía: Renato Berta
Montaje: Jean-Marie Straub
Producción: Martine Marignac
Intérprete: Giorgio Passerone