Les hautes solitudes, de Philippe Garrel

Fantasmas

Les hautes solitudes, de Philippe Garrel

«Nuestra
atmósfera estaba cargada de tormenta;
nuestra naturaleza se oscurecía,
porque no disponíamos de ningún camino.
He aquí la fórmula de la felicidad:
un sí, un no, una línea recta, una meta»
Friedrich Nietzsche – El Anticristo

La reciente edición en DVD por parte del (excelente) sello francés Re:voir del film Les hautes solitudes (1974), pone en circulación una de las obras claves de Philippe Garrel, la cual hasta el momento había tenido una limitadísima circulación, reducida casi exclusivamente a sus proyecciones europeas y a copias de baja calidad intercambiadas en circuitos cinéfilos virtuales.

Realizada con un presupuesto nulo y rodada con rollos de fílmico vencidos (práctica habitual de Garrel, quien adoptó los obsequios de sus amigos laboratoristas como parte de su propuesta estética), la película encarna desde su propia materialidad una poética de la intimidad y de la captura del instante efímero, cualidades muy propia de las obras del autor. Anarrativa y emocionalmente inspirada en El Anticristo de Nietzsche, el film es un registro silente de pruebas de cámara para un futuro film nunca realizado, aunque podemos intuir que Garrel desde el comienzo tuvo conciencia de la autonomía de Les hautes solitudes.

El film nos dislumbra cuatro presencias (¿actores? ¿personajes? ¿las propias personas haciendo de sí mismas?) que taciturnos deambulan por la pantalla. Si bien Nico (la ex-vocalista de The Velvet Underground, amante y musa inspiradora de Garrel durante los narcóticos setentas) es quien abre el film, y las apariciones de Tina Aumont y Laurent Terzieff tensionan sensiblemente la pantalla, el corazón del film se centra en Jean Seberg, la legendaria protagonista de Sin Aliento de Godard. Indudablemente hermosa (como todas las musas garreleanas) el paso de los años no apagó el fuego interior que la caracterizó, aquel que Hollywood no supo contener.

Verdadero tour-de-force emocional, la interpretación de Seberg nos captura y nos lleva del más profundo pesar al desahogo, siembre bajo el pulso de lo íntimo. Hoy, a las luces del posterior destino trágico de Seberg (quien se suicidaría pocos años después), es inevitable no sentir en el film un premonitorio tono fatalista. Pero gracias a la mirada de Garrel, que late al pulso de los protagonistas, el film construye su propio limbo emocional, un territorio donde la alegría y la desazón se igualan al punto de perder sus valores relativos, donde se puede reir o llorar, pero siempre al oído.

Les hautes solitudes, de Philippe Garrel
Les Hautes Solitudes
Formato: DVD. Sello: Re:voir. Fecha de edición: diciembre 2014.
Coherente con la despojada propuesta del film, el cual no posee ningún tipo crédito o sobreimpresión en imagen, el DVD editado por Re:voir se limita a lo esencial, el film mismo, careciendo incluso de menú de selección (tampoco contiene subtítulos, ya que la película no contiene diálogos). La calidad de imagen de la edición es muy buena, lo que permite apreciar el trabajo plástico, en el cual el grano del film tiene un valor sensible de importancia, notoriamente ligado con la captura de lo íntimo.
Publicación: Febrero 2015
Título original: Les Hautes Solitudes
Origen:
Francia
Duración:
80 minutos
Dirección
: Philippe Garrel
Intérpretes: Jean Seberg, Nico, Tina Aumont, Laurent Terzieff