JOVEN Y ALOCADA, de Marialy Rivas

La narración hace al follón1

Joven y Alocada, de Marialy Rivas

Joven y Alocada es el primer largometraje de la chilena Marialy Rivas y surge de una historia curiosa. Marialy, probablemente por causa de esas digresiones extrañas que tiene Internet, cayó en el fotolog de una joven evangélica que contaba sus experiencias sexuales, se enamoró de la historia y pasó un tiempo pensando si hacer una ficción, un documental o qué. Terminó contactando a la chica en cuestión –Camila Gutierrez– y juntas escribieron esta historia de sexo, religión y amor en tiempos de blogueo desenfrenado.

La película le debe a Internet lo mismo que nosotros: todo. Su estructura recuerda a la de las pestañas de navegador. Las tramas se acumulan y se van intercalando sin patrón aparente entre videos, gifs, algunos memes, canciones, fotos y texto. Tiene desviaciones, variaciones y muchos personajes que aparecen y desaparecen, como ventanitas. Está dividida en capítulos que simulan entradas de blog. Su ritmo es el que maneja el internauta: rápido. Cada escena núcleo va directo a su conflicto. Y en el medio, secuencias videocliperas. Porque nos guste o no, Vimeo, Instagram y todas esas cosas son parte de Internet, y si de Internet se trata no se pueden dejar atrás ni las imágenes bonitas ni los tintes violáceos. Hablemos de comida o de cáncer terminal, el rosita siempre está porque es parte del presente, y esta es una película en constante contacto con el presente, cínico como es.

Marialy y Camila saben muy bien que hay un tema que es más viejo que el pecado original y es el amor. En tiempos de hiperconectividad el sexo se desdramatiza y el amor se vuelve más dramático. Siguen existiendo tabúes pero van quedando bastante viejos y tiene que existir un conflicto claro (como el religioso) para traerlos a colación. Porque si bien el sexo es un temón en Joven y Alocada, el problema principal es el amor. Una película que plantea el fin de las barreras entre lo público y lo privado en Internet entiende que el damnificado es siempre el amor. Los tabúes se diluyen y las imágenes se alejan cada vez más de la censura pero siempre es importante ser conscientes de que es más fácil escribir sobre sexo que sobre romance. La película es un poco apocalíptica en estos términos. La nostalgia no viene del lado de la juventud perdida sino de una época en la que había más que comunicar y menos medios. Más diálogo y menos monólogo.

¿Qué pasa cuando ya no tenemos que andar eligiendo entre el pino y el queso? Las variedades siempre agregan dificultad. Ahora, con estos nuevos ritmos y formas narrativas, tendremos que empezar de cero. Aprender a vivir con Internet sin disminuir la experiencia en detrimento del relato de la experiencia. En la vida y en el cine, las posibilidades serán infinitas.

 

1) Este título fue sacado el blog de la película: http://jovenyalocada.blogspot.com.ar/2012/01/la-narracion-hace-al-follon.html

 

Publicación: Mayo 2013

Título original: Joven y alocada
Origen: Chile
Año: 2012
Dirección: Marialy Rivas
Guión: Marialy Rivas, Camila Gutierrez, Pedro Peirano, Sebastián Sepúlveda y María José Viera Gallo.
Fotografía: Sergio Armstrong
Producción: Juan de Dios Larraín y Pablo Larraín
Sonido: Roberto Espinoza
Montaje: Andrea Chignoli y Sebastián Sepúlveda
Intérpretes: Alicia Rodriguez, Aline Küppenheim, María García Omegna, Felipe Pinto.