BAFICI 2013: Foco Duncan Campbell

Aquella vezi

BAFICI 2013: Foco Duncan Campbell

…aquellas imágenes, aquellos rostros, aquellas construcciones pasadas y guardadas como material de archivo, son los tesoros con los que el realizador irlandés Duncan Campbell decide trabajar. Con un claro posicionamiento y conocimiento de sus medios de producción, opera sobre sus hallazgos de una manera lúdica pero irreverente para quitarles todas sus pompas doradas, apropiándose y reconfigurando relatos.

Invitada en la última edición de Baficiii, la audaz agencia artística Lux seleccionó un conjunto de cortos de distintos directores para que fueran proyectados los trabajos más experimentales que se están llevando a cabo en el Reino Unido. Entre ellos, Campbell es uno de los más políticos y radicales. Su filmografía expone variadas combinaciones formales para crear nuevas formas narrativas que se presentan en tensión, de principio a fin.

Para que algún personaje, hecho u objeto del pasado pueda iluminar o problematizar el presente, las manos curiosas que hurguen por el baúl de los tesoros tendrán que estar guiadas por alguna inquietud que su aquí y ahora les susurre; y si jugamos a adivinar qué motivó la selección de Campbell para sus film proyectados –Falls Burns Malone Fiddles (2004), Bernadette (2008), Make it new John (2009) y Arbeit (2011)– podemos presumir, en primera instancia, que fue un intento por (de)construir personajes ya editados por los medios y por el discurso historiográfico reciente: Bernadette Devlin, una joven activista de Irlanda del norte que a los 21 años llegó a ser miembro del parlamento; John DeLorean, quien creó nada menos que el auto que viajaba por el tiempo; Hans Tietmeyer, controvertido economista alemán; y Malone Fiddles, que si bien es alguien ignoto en la esfera pública, es el nombre que ocupa el lugar de muchos jóvenes de una conflictiva Belfast; y que por otro lado, se acerca al nombre con el que su compatriota Samuel Beckett tituló una de sus novelas: Malone diesiii.

Y si hay algo que también caracteriza a la vasta obra de Beckett es la huella de la insistencia y persistencia por desplegar el lenguaje en todas sus formas. Aún convencido de la inutilidad de la palabra para expresar, referir y construir, se dedicó a (re)elaborar un gran abanico de géneros literarios, expandiendo sus límites, y llegando de esa manera también al cine a través de Filmiv. Sin miedo a fracasar (ya que el fracaso era un final de partida sabido y esperado) jugó sin descanso con la escritura, avanzando hacia una poética metalingüística, despojada y desgastada. Y en este sentido, el guiño a este autor no solo aparece por el nombre de Malone, sino también por una poética similar que fue pautando, principalmente en Falls Burns Malone Fiddles y Bernadette, el trabajo de Duncan Campbell en relación a su tiempo, sus guiones, sus imágenes y su montaje.

Problematizar, coser y descoser los límites entre el documental y la ficción es uno de los rasgos que cruzan los cuatro trabajos; así como también ahondar en subjetividades acabadas y cristalizadas para manosearlas, desvestirlas y dejarlas al desnudo. Un zoom sobre el desarrollo de Bernadette quizás lo haga (espero) palpable: una imagen gris inaugura el film, la textura es rugosa, un piso sólido donde se podría empezar a construir, a esbozar tímidos trazos animados que se asoman pero que rápidamente se borran. Luego ella se sugiere, sus pies, sus cimientos y le siguen primeros planos de distintas partes de su cuerpo. La contemplamos, en silencio, hasta que esta intimidad se quiebra por la irrupción de imágenes de la heroína en medio de una sociedad crispada; y tomada por las cámaras de los medios masivos su voz resuena aguerrida, valiente, que reclama sin descanso el derecho de muchos. Y luego una entrevista a solas, ya alejada de la urbe, hasta que su voz se desplaza de su cuerpo para narrar su versión, su autobiografía. Y entonces una voz en off interactúa con fotos fijas que se alternan, se repiten y se interrumpen hasta que la primera persona pasa a la tercera para referirse a sí misma, y así socavar todas las construcciones que se habían levantado. Bernadette es erosionada por su propia voz, distante, que ya no se identifica con ninguna de las imágenes que desfilan. Y entonces finalmente otro gris invade, lo toma todo, pero de una textura distinta a la del comienzo, ahora gaseosa, donde apenas pequeños trazos intentan nuevamente delinear figuras, pero ya no será posible construcción alguna. Todas las combinaciones posibles fueron puestas en juego, materiales ya amasados y cargados de historia fueron otra vez arañados, intervenidos; tan solo perdura un lenguaje beckettiano que todo lo cuestiona, lo corroe, hasta el último plano convertido en polvo, lluvia de partículas en el aire, impenetrables. Y entonces habrá que buscar otro nuevo punto de partida, otro mojón donde levantar el próximo film.

Duncan Campbell

i Traducción de José Sanchis Siniestra, Ana M. Moix y Jenaro Talens de That time (Beckett, Samuel. Teatro Reunido, Buenos Aires, Editorial Tusquets, 2006) una de las obras teatrales más radicales de la producción de Samuel Beckett.

ii [15] Bafici, Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente que se llevó a cabo del 10 al 21 de abril del 2013.

iii Corresponde a la segunda novela de la trilogía compuesta por: Molloy, Malone dies y The Unnamable.

iv Guión escrito por Samuel Beckett en el año 1963. Filmada durante 1964 bajo la dirección de Alan Schneider y protagonizada por Buster Keaton.

Publicación: Mayo 2014

Falls Burns Malone Fiddles (2004)
Reino Unido. 33 minutos.
Dirección: Duncan Campbell 

Bernadette (2008)
Reino Unido. 37 minutos.
Dirección: Duncan Campbell 

Make It New John (2009) 
Reino Unido. 55 minutos.
Dirección: Duncan Campbell 

Arbeit  (2011)
Reino Unido. 39 minutos.
Dirección: Duncan Campbell 

Duncan Campbell | BAFICI