El proceso, historia de un golpe, de Maria Augusta Ramos

«El proceso, historia de un golpe» de Maria Augusta Ramos, por Juan Manuel Pasam

O processo, dirigido por Maria Ramos, documenta el impeachment perpetrado contra Dilma Rousseff, proceso iniciado en el Senado brasileño el 2 de diciembre de 2015, que finalizó el 31 de agosto de 2016, destituyendo a la primera presidenta mujer de la historia de Brasil.

En el documental, estrenado en Argentina el 4 de octubre pasado, prevalece el punto de vista de la defensa de la ex presidenta y nos invita a presenciar los debates internos del bloque defensor en la previa y en el después de cada sesión donde se discutió el pedido de destitución contra Dilma, a partir de la acusación por su supuesto accionar directo en las llamadas “pedaladas fiscales”, que conllevan la utilización de fondos de bancos públicos para cubrir programas que son responsabilidad del Estado.

La cronología del film comienza con la elección de Rousseff en octubre de 2014, sigue con el proceso que culmina en su destitución y culmina con la asunción de Michel Temer. El esfuerzo de la realizadora cobra importante sentido al poner al alcance del espectador tanto los testimonios de los encargados del pedido de impeachment como los de la defensa. Los registros de las sesiones en la Cámara Baja aclaran el panorama, la mayoría de las veces distorsionado y manipulado por los medios masivos de comunicación, grupos de poder que en la última década y media se han encargado de operar sistemáticamente para desestabilizar a los gobiernos suramericanos llamados “populistas”. Tal vez algunos hablen de parcialidad, otros de corrección política, pero los argumentos de la defensa son claros y no dejan lugar a dudas en el documental: no existe Crimen de Responsabilidad ya que no hay decisión de la Presidenta sobre el presupuesto. Además, no existe ningún tipo de objetividad en ningún medio de comunicación, ni en el más dominante ni en el más alternativo. Este fenómeno no escapa al cine documental, ni siquiera a los que proponen la observación más distante posible.

Los debates y los pasos a seguir del bloque del PT se intercalan con las sesiones en el Senado y con planos fijos de espacios vacíos, impecables series fotográficas que revelan la polarización que reina en Brasil hasta el día de la fecha y que se acrecienta a pasos agigantados: entre las dos veredas, por la ancha avenida del medio, abunda el silencio y la incertidumbre. Mientras tanto, en la calle, Ramos registra las manifestaciones defensoras del juicio político y a los militantes del PT quienes, a medida que avanza el pedido de destitución, ven llegar el final.

Muchos nos asombramos, casi ingenuamente, cuando vimos por televisión la jura de un diputado llamado Jair Bolsonaro, quien al pronunciarse a favor del golpe judicial contra Dilma, dedicó su voto a los militares del ’64 y, en especial, al Coronel Carlos Alberto Brilhante Lustra, uno de los captores y torturadores de Rousseff durante la última dictadura militar brasileña, una de las más largas de la historia latinoamericana (21 años). Mientras se escriben estas líneas, Bolsonaro está a pasos de ser electo como nuevo Presidente de Brasil, habiéndole sacado casi veinte puntos de diferencia en primera vuelta a Fernando Haddad, figura del PT designada por Lula para reemplazarlo debido a su impedimento para ser candidato. Por estos días, a horas del ballotage, Bolsonaro culmina su campaña adelantando cómo “esos rojos marginales serán prohibidos en nuestra patria.”

Luego de la sentencia de nueve años y medio de prisión contra Lula Da Silva sucedida en abril de este año, el odio invadió las calles de casi todas las ciudades más importantes de Brasil. Se ha suscitado una de las campañas presidenciales más sucias y violentas de las últimas décadas de la historia política de nuestro continente. La violencia desatada incluyó, por ejemplo, el apuñalamiento a Bolsonaro mientras participaba de un acto de campaña antes de la primera vuelta y una ola incesante de crímenes impulsados por el candidato ultra derechista, tanto por parte de civiles bolsonaristas como por las envalentonadas fuerzas de seguridad. Al salvaje asesinato de la militante feminista Marielle Franco le siguieron violentos crímenes contra militantes del PT y activistas de la comunidad LGBTI. Se ha generado un combo que no es otra cosa que una bomba a punto de explotar: el desprecio y la violencia generados contra el Partido de los Trabajadores y sus militantes (en su mayoría trabajadores pobres, estudiantes y miembros de minorías hoy visibilizadas) por parte de Bolsonaro, su entorno y sus seguidores, la alarmante participación política activa y presencial de las Fuerzas Armadas, el poder avasallante de los medios concentrados de comunicación y las arbitrarias decisiones de un supuesto poder judicial independiente, con clara formación e instrucción en los principales centros de seguridad de Estados Unidos (tal es el caso del famoso Juez Moro), ponen a Brasil de rodillas y a su democracia al borde de precipicio.

Las consecuencias de la asunción de Bolsonaro son, a largo plazo, tal vez impredecibles (se elaboran pronósticos de todo tipo que giran en torno a la pregunta “¿hasta dónde llegará?”) y al mismo tiempo predicen muchas cosas (todo o casi todo lo que suponemos que pasará, seguramente pase y no será agradable). Al fin y al cabo, O processo nos muestra que la campaña presidencial del mesías militar brasileño empezó aquel día, cuando juró en nombre de los torturadores, mientras nosotros nos preguntábamos desorientados: “¿de dónde salió este tipo?”.

Publicación: Octubre 2018

EL PROCESO, historia de un golpe
(Brasil / Alemania / Holanda, 2018, 139 min)
Género: Documental
Calificación: ATP / Distribución: 996 Films
Dirección: Maria Augusta Ramos
Fotografía: Alan Schvarsberg. Sonido: Marta Lopes. Edición: Karen Akerman. Edición de sonido: Bernardo Uzeda. Mezcla de sonido: Gustavo Loureiro. Dirección de produccción: Paula Alves. Producción ejecutiva: Maria Augusta Ramos. Producción: Maria Augusta Ramos, Gudula Meinzolt, Paulo de Carvalho, Wout Conijn. Compañias productoras: Nofoco Filmes, Autentika Films, Conijn Film and Canal Brasil.
Elenco: Dilma Rousseff, Michel Temer, Jair Bolsonaro, Gleisi Hoffmann, Lindbergh Farias, José Eduardo Cardozo, Janaína Paschoal, , Hélio Bicudo, Miguel Reale Júnior, Eduardo Cunha, Romero Jucá, Sergio Machado, Raimundo Lira, Antônio Anastasia.