ALPINE SAGA y MEN IN THE RING, de Erich Langjahr

Montaña de luz

Alphine Saga y Men in the Ring, de Erich Langjahr

A contramano del prejuicio común, en Suiza también las cosas tienen movimiento. En Alpine saga, seguimos el trabajo de un grupo de aldeanos que cada verano deja sus ocupaciones habituales durante un par de días para ir a recoger el heno de montaña en alguna cumbre de acceso más que complicado, renovando una tradición de siglos. Men in the ring nos muestra tanto los preparativos previos como la realización de una asamblea comunitaria en una pequeña ciudad, en la que debe definirse si se acepta el voto femenino, patrimonio exclusivo de los hombres desde siempre.

Estas películas, aunque diferentes temáticamente, podrían ser dos episodios de un mismo film. Los Alpes suizos, telón de fondo común a ambos, nunca son paisaje de postal, más allá de su natural belleza: a Erich Langjahr el entorno le interesa sólo como teatro de la acción humana, escenario condicionante del trabajo diario. Si el hombre es el centro de sus documentales, lo es en tanto actor inmerso en pequeños mundos en proceso de disolución. La lucha de los segadores es doble: contra la montaña y contra una tradición que lentamente va diluyéndose.

En MITR, más allá de la justicia de la inclusión femenina en la vida política (algo en lo que todos los lugareños parecen coincidir), la discusión gira entre quienes se resisten a cambiar una costumbre de siglos y quienes creen necesario renovarse. En ese interés por los momentos de transición Langjahr se emparenta con el gran Wang Bing, o con la excepcional serie de Emmanuelle Demoris sobre los habitantes del desaparecido barrio de Mafrouza, en El Cairo. Como en los ejemplos mencionados, la mirada del suizo no focaliza en lo que irremediablemente parece perderse, sino en mostrar la capacidad del hombre para adaptarse a nuevas situaciones, para enfrentar nuevos desafíos, superarlos y seguir adelante.

En la entrevista incluida en el presente número de Marienbad, Xurxo Chirro menciona el poco lugar que el cine, históricamente, le ha dado al mundo laboral en la pantalla. Las películas de Langjahr empiezan, quizás, a saldar esa deuda. Verlas permite sentir en carne propia esa serena satisfacción, la pequeña felicidad que produce volver a casa después de un arduo día de trabajo en el que uno dio lo mejor de sí. Son películas tan artesanales como los aparejos que vemos construir para escalar la montaña; austeras y pacientes a la espera de algún momento revelador, luminoso. Y, como en los westerns de Ford, hay celebraciones comunitarias, fraternales, que dan lugar al festejo compartido, ya sea para celebrar el trabajo realizado en la montaña (con inolvidable baile con escoba incluido), o para compartir cervezas y música entre quienes ganaron y perdieron en la asamblea (¡qué diferencia con la política doméstica!).

Ambos parecen ser los finales perfectos: la vida, y el cine que la refleja, también son capaces de fluir así, esforzada, pero sencilla y felizmente.

Publicación: Mayo 2013

Título de Exhibición: Alpine Saga
Título original:
Das Erbe der Bergler
País: Suiza
Año: 2006
Formato: 35 mm
Duración: 97'
Director: Erich Langjahr

Guión, Fotografía y Edición: Erich Langjahr
Sonido: Silvia Haselbeck
Música: Hans Kennel
Compañía Productora: Langjahr-Film

Título de Exhibición: Men in the Ring
Título Original: Männer im Ring
País: Suiza
Año: 1990
Formato: 35mm
Duración: 76'
Director: Erich Langjahr
Guión: Erich Langjahr
Fotografía: Erich Langjahr, Otmar Schmid, André Simmen
Edición: Edwige Ochsenbein
Sonido: Silvia Haselbeck, Ingrid Städeli, Ruedi Guyer
Música: Mani Planzer
Compañía Productora: Langjahr-Film