Adiós entusiasmo, de Vladimir Durán

El encierro es familiar

Adiós entusiasmo, de Vladimir Durán, por Juan Manuel Pasam

El primer largometraje de Vladimir Durán, estrenado en el Festival de Cine de Berlín 2017 y premiado en el BAFICI del mismo año, retrata una realidad extrañamente vivida pero para nada lejana. Axel y sus tres hermanas veinteañeras viven en una vieja casona porteña. Su mamá Margarita (Rosario Bléfari), permanece encerrada en su cuarto. Así es como Durán nos invita a jugar un juego oculto pero a la vez cercano.

La permanente voz fuera de cuadro de Margarita, de procedencia casi indescifrable para el espectador, combina frases incoherentes y paranoicas con la absoluta claridad y certeza de sus pensamientos. La ambigüedad dentro del núcleo familiar es el brazo armado de la historia: no hay indicios claros del por qué ni del cómo ni del cuándo. El juego se desdobla entre la lejanía de Margarita y el deambular constante de los hermanos. El vínculo entre ellos no siente el daño del encierro ni la liberación por la ausencia parental: todo parece seguir igual. La gran amplitud del ancho en la relación de aspecto utilizada nos muestra la extensión espacial, nos ofrece la comodidad en la reclusión. Las panorámicas a ambos laterales y la cámara en mano que sigue a Axel por los pasillos de la casa son buenos ejemplos de cómo el director no quiere alejar al espectador del film: el encierro resulta entonces menos temeroso.

El extraño “pacto” familiar no omite las reglas de convivencia establecidas en la casa: Margarita pone límites y aconseja a sus hijas y a Axel. Ellas escuchan y casi siempre niegan, imponen su distancia, mientras que Axel despierta curiosidad. De esta manera los diálogos, las actitudes y las reacciones no son tan distintos a las de muchas familias disfuncionales.

El adelantado festejo de cumpleaños de Margarita, que incluye la invitación de varios amigos y la aparición de su hermana Marta (Verónica Llinás), refuerza aún más la dualidad extrañeza-cercanía. El momento fluctúa entre el típico festejo familiar de barrio con el absurdo común acuerdo sobre el encierro de Margarita. Es como si nada hubiera pasado, pero al mismo tiempo hubiera pasado todo. La situación es asumida en su totalidad y los personajes conviven con ello.

También hay lugar para una discusión entre Margarita y Marta, representaciones teatrales y musicales de los hermanos y una sesión purgativa de malos pensamientos y emociones. Durán asienta aún más la idea donde conviven la experimentación actoral y el manejo total de la situación. En un nivel meramente performático, funciona a la perfección. El azar ronda por la casa y a la vez no deja nada librado.

Adiós entusiasmo, película que inauguró la temporada 2018 de estrenos de la Sala Lugones, cuya historia sucede en el transcurso de diez horas nocturnas, propone tensión dilatada desde el comienzo al mismo tiempo que decide no alejarse del espectador. El cortometraje que inicia la carrera del director, Soy tan feliz (2014), ya contenía elementos que mezclan la confusa procedencia de situaciones y actitudes de los personajes con la naturalidad más próxima, con lo que vivimos todos los días, incluso aquellas reacciones o sentimientos que parecen absurdos o fuera de foco (o de cuadro). Con esta película, aquella visión del director parece profundizarse.

Publicación: Marzo 2018

Origen: Argentina/Colombia. Año: 2017. Duración: 79 minutos.
Dirección: Vladimir Durán
Guion: Sacha Amaral,  Vladimir Durán
Fotografía: Julian Ledesma. 
Montaje: Ana Godoy, Laura Bierbrauer
Postproducción de Sonido: Nahuel Palenque. Sonido Directo: Emilio M. Iglesias
Asistente De Dirección: Agustín Godoy
Productores Ejecutivos: Alexis Durán, Joyce Ventura, Jerónimo Quevedo, Victoria Marotta, Vladimir Durán. Coproductora Ejecutiva: Natali Sussman. Productor asociado: Gustavo Beck. Director de Producción/Productor de Campo: Mauricio Sarmiento. Productor Ejecutivo/Jefe de Producción: Martin Feldman. 
Intérpretes: Camilo Castiglione, Laila Maltz, Mariel Fernandez, Martina Juncadella, Rosario Bléfari, Verónica Llinás, Vladimir Durán, Lucas Besasso, Silvia Cobelo, Valeria Valente
Estreno comercial en Argentina: 15 de marzo de 2018 en la Sala Lugones