Rosalinda (2010), de Matías Piñeyro

En su edición 2010 el festival coreano de Jeonju decidió aproximarse al continente americano con el Jeonju Digital Project, iniciativa que desde hace una década busca explorar las posibilidades de los formatos digitales en la realización cinematográfica. Con el prestigio ganado a partir del aporte de varios de los cineastas más importantes del panorama cinematográfico contemporáneo (Apichatpong Weerasethakul, Pedro Costa, Tsai Ming Liang, Naomi Kawase y Hong Sang-soo entre otros participaron anteriormente), convocó para su última edición al canadiense Denis Côté, al estadounidense James Benning y al argentino Matías Piñeiro, quien aportó el mediometraje Rosalinda, exhibido de forma autónoma en el BAFICI.

En el film, el realizador de El Hombre Robado y Todos Mienten traslada la acción al delta del Tigre, donde un grupo de jóvenes ensayan una puesta de la obra Como les guste de Shakespeare y los límites que separan la vida de los personajes y el universo teatral representado empiezan a diluirse.

"El mundo es un gran teatro y los hombres y mujeres son actores”, planteaba el más famoso soliloquio de la obra de Shakespeare. Con una puesta en escena sobria y una musicalidad interpretativa que marca el ritmo, Piñeiro (que en estos días incursiona en la dirección teatral con la obra Y cuando no te quiera, será de nuevo el caos) reflexiona sobre la representación y deja a sus personajes zambullirse en juegos de seducción y simulacro, donde la captura del instante fugitivo sigue siendo su marca distintiva.

Publicación: Septiembre 2011

Título original: Rosalinda
Origen: Argentina
Año: 2011
Duración: 43 minutos
Dirección: Matías Piñeiro
Guión: Matías Piñeiro
Intérpretes: Maria Villar, Alberto Ajaka, Augustina Munoz, Julian Tello, Julián Larquier Tellarini